SABINA Y LUCRECIA

Sábados 20:30 de Alberto Adellach. Sabina y Lucrecia escapan en medio de la noche del manicomio en el que estaban internadas hace varios años, en un intento desesperado por “recuperar sus vidas”. Pero la realidad, que con frecuencia se ofrece confusa en sus cabezas, se hará evidente de modo brutal. Una realidad de la que no hay escapatoria, al menos, no para ellas.
Una obra de Alberto Adellach que se convierte en una metáfora de la indiferencia social ante el distinto, hacia el que nada tiene y nada bueno puede esperar; solo un destino de violencia y desamparo

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *